Mondoñedo

Monumento a Pascual Veiga

Enderezo do Himno Galego

Pascual Veiga

No agasallo á polífácetica personalidade de Don Jaime, -sacerdote, músico, matemático e sobre todo home de ben- Texto en turismo España: Esta Plaza ubicada en la zona del Conjunto de Alcántara lleva el nombre del sacerdote Don Jaime Cabot Bujosa, quien también fuera un virtuoso organista de La Catedral, un hombre muy delgado, fuerte de espíritu, mente brillante y de una calidad humana para con su prójimo realmente fuera de lo común. Dicen quienes lo conocieron que caminaba por las calles de Mondoñedo cubierto con su negra sotana flotando alrededor de su cuerpo, visitando a enfermos y necesitados con la misma dedicación y entrega con la que enseñaba matemática a sus alumnos en el colegio. Afable, afectuoso y dedicado fue para los mondonieses un Santo imposible de olvidar porque dedico hasta su último aliento, el 5 de julio de 2005, al servicio de los demás. Realmente un muy merecido recordatorio. También encontramos aquí un busto en bronce del compositor y director Pascual Veiga (1842-1906), compositor del Himno Gallego, como un homenaje en el Primer Centenario de su interpretación el 20 de diciembre de 1907.

Concello, Comarca ou Provincia

Catedral de Mondoñedo

Galego

English

Castellano

Français

Deutsch

Portugués

Italiano

da Catedral 27740 Mondoñedo (Lugo)

La catedral mindoniense, de cuyo trazado original se conserva muy poco por el incendio del siglo XV y posteriores reformas, alía elementos del románico con el gótico. Románica es la principal puerta y ojival el hermosísimo rosetón que la preside. Su fachada, con el gran rosetón, trae a la memoria nórdicos recuerdos de un gótico normando, como la catedral de Túy. Los arcos, exceptuando el triúnfal de la capilla mayor, son apuntados y las bóvedas de crucería y, por lo mismo, ojivales, exceptuando la del presbiterio. Estas bóvedas con nervios son del siglo XVI, en tiempo del obispo don Diego de Soto. También de este siglo es el coro, que encierra un gran valor arqueológico, en las paredes laterales por el lado de la Epístola y del Evangelio pueden verse, aunque desgraciadamente en mal estado, unas bellas pinturas del siglo XV. Las del Evangelio presentan la degollación de los Santos Inocentes: las de la Epístola, escenas de la vida de San Pedro y de las Actas. Estás pinturas, que son. como decimos, de gran interés arqueológico, fueron estudiadas por el destacado arqueólogo don José Villaamil y Castro, hijo de Mondoñedo. El viajero no deberá salir de la catedral sin visitar la bella imagen, gótica tudoriana, en el trascoro, de Santa María la Grande, conocida por«la inglesa» Esta venerada imagen fue traída a Mondoñedo en el siglo XVI por Juan d'Ulton desde la catedral de Londres. Los Ulton, Uttor o Woodstone, emparentados con Enrique VIII, tenían el patronato de la capilla de Nuestra Señora de la catedral de San Pablo en Londres, donde se enterraban, y tras el Cisma, recogieron la imagen de la Virgen para librarla de la furia protestante, llegando por mar a Mondoñedo, que la guarda desde entonces. (Castroviejo)

MONDOÑEDO Credo, Credo, Credo. Ultimas palabras de Pardo de Cela. Antigua capital de la provincia formada por el N. de la actual de Lugo y parte de la Terra Chá. Sede episcopal (Dumiense) con los antiguos arcedianatos de Trasancos, Viveiro, Montenegro, Azúmara, el Decanato y las tierras de la Dignidad, abarcando poblaciones como El Ferrol, Ortigueira, Viveiro y Ribadeo. Capital del partido formado por su ayuntamiento y los de Abadín, Alfoz, Barreiros, Cervo, Foz, Xove, Lourenzá, Muras, Orol, Pastoriza, Pontenova (Vilaodrid). Ribadeo, Riotorto, Trabada, Valle de Oro, Vicedo y Vivero. Carreteras a Lugo (69 km. por Villalba, 69 por Cospeito); a Ribadeo (34); a Meira (32); a Riotorto y Vilameá (29); a Viveiro (49). Industrias locales de tipo tradicional. Fiestas y ferias por San Lucas (18 a 20 de octubre) y los Remedios. Una parroquia (Santiago) en la ciudad y cuatro extramuros (el Carmen, los Remedios, San Vicente, Santiago de Afora). Blasón: el de Galicia con las letras M. O. en fondo azul. Es ciudad de compleja historia en conjunto, ligada a la de la sede. El primer asiento de ésta fue Britonia (actual Bretoña, voz de notable valor etimológico, en el concejo de Pastoriza, cerca de la fuente del Miño). No falta la hipótesis de haber sido obispado de bretones emigrados. La sostiene el docto Pierre David: emigrados bretones desalojados por los sajones y los anglos de su suelo, se establecieron entre “El Ferrol y el Eo” acaudillados por su obispo Mailoc o Mihaloc. He aquí, de ser cierta la hipótesis, un nuevo vínculo entre Galicia y Armórica, la Bretaña francesa poblada por fugitivos de la Gran Bretaña. Figura como sufragánea de Lugo en el Concilio de 572, y parece haber sido Mailoc su primer titular. Destruida en la invasión musulmana (870) el obispo Sabarico la restauró en San Martín de Mondoñedo (“Mendameneto” en un diploma de Alfonso BI) en la ría de Foz. Así se enlaza con la sede Dumiense, fundada por San Martín, cuya dignidad conserva la villa de Mondoñedo. En San Martín e ilustrada por San Rosendo, permaneció hasta comienzos del siglo XII, en que se instaló la catedral en Vilamaior del Valle de Brea, que tomó el nombre de Mondoñedo, y en este lugar permanece sin otra alteración que el efímero traslado a Ribadeo en 1182, reinando Fernando II de León, sólo por dos pontificados. Se duda en la etimologóa: Mondoeto, (monte de almendros). Mons miedonum (monte de madroños). Mons Dumetu (monte de zarzales); tal vez sea más segura mons Nematum, con su elemento celta. En su comarca han aparecido recuerdos celtas (torques, espadas, en la Recadieira y Castro Camboeiro) y se encuentra en Argemoso la cueva del rey Cintalo El primer obispo de Vilamaior o el moderno Mondoñedo, D. Martín (1219 48) edificó en el gusto románico la catedral. No padeció de las contiendas municipales propias de los señorios eclesiásticos, pero Viveiro no quiso nunca sameterse y después de largos conflictos fue declarada aquella villa de realengo en el obispado de D. Vasco (1343 46). La mitra tuvo luchas jurisdiccionales con el monasterio de Lourenzá o Lorenzana. En el pontificado de Gil Soutelo (1425), un gran incendio que estalló “de noite á primeira durmidura”, destruyó gran parte de la ciudad. Esta tenía murallas levantadas durante la borrascosa minoridad de Alfonso XI contra los asaltos nobiliarios. Entre los prelados mindonienses figuran: el espléndido mecenas D. Fadrique de Guzmán; el célebre franciscano montañés, diplomático y cronista de Carlos V, Fray Antonio de Guevara, célebre autor de Relox de Principes, Arte de marear, Epístolas familiares y Década de los Césares, que en su pontificado (1537 45) ordenó unas Constituciones Sinadales muy valiosas para el estudio de las creencias y costumbres; Solo, que abrió a mediados del XVI el rosetón de la catedral; Gutiérrez Mantilla (1595 99), que modificó la fachada y derribó los ábsides; Valdés, y Cuadrillero. Del obispo D. Juan de Liermo (1573 82), después arzobispo de Santiago y p relado su m am en te carita tivo, es la célebre leyenda de las Casas Consistoriales por él fundadas, digna de parangonarse con la de Gómez Manrique en el Consistorio toledano: Aquí dentro no ha lugar Pasión, temor o interés; Sólo el bien público es, lo que aquí se ha de mirar. (Otero Pedrayo)

Concello, Comarca ou Provincia